6 de agosto de 2012

Los erizos colorados


Ra, Re, Ri y Ro eran  cuatro erizos muy graciosos que se divertían un montón juntos, sobre todo rodando por las colinas en otoño y recogiendo con sus pinchos las hojas que caían de los árboles. Eran muy amigos y se parecían mucho entre ellos: redonditos, con púas largas y traviesos. Eran tan iguales que los animales del bosque no conseguían distinguirlos y confundían a unos con otros.

De los cuatro, Ri era el más travieso. Y la travesura que más le gustaba hacer era pinchar con sus púas al conejo. Y el conejo como no sabía qué erizo había sido, porque le parecían los cuatro iguales, se enfadaba con todos ellos. Y eso no les gustaba mucho a Ra, Re y Ro, porque con su amigo el conejo se lo pasaban en grande en el bosque.

Re decidió pensar una solución para que el conejo les pudieran distinguir y solo se enfadara con quien le había hecho la travesura. Y pensando y pensando, recordó que en la escuela hacía poco habían estudiado los colores, y que eran muy diferentes entre ellos: el rojo, el verde, el amarillo, el azul...

Le pedió a la profesora de la escuela las acuarelas que habían utilizado en clase e hizo una fiesta de pinturas con sus amigos Ra, Ri y Ro. En la fiesta, cada uno eligió el color que más le gustaba y se pintaron las púas con él. Ra eligió el rojo, Re el amarillo, Ri el verde y Ro el azul.

Después de haber pasado toda una tarde pintándose las púas fueron a jugar y ¡qué sorpresa cuando se dieron cuenta de que los animales del bosque les distinguían! gracias a que cada uno era de un color.

El único que les seguía sin distinguir, por sus problemas de vista, era el señor topo. Así que desde aquel día Ri hacia todas sus travesuras al señor topo, que se enfadaba con los cuatro erizos porque no sabía quien había sido.

Aunque también él terminó por darse cuenta quien era el que le hacía las travesuras, porque a Ri siempre se le escapaba una risita que el señor topo aprendió a reconocer enseguida.

Ilustración: Ana del Arenal
Lee cuando quieras este cuento infantil sobre unos erizos

No hay comentarios:

Publicar un comentario